el hogar de los paraguayos en la red
Está usted aquí:

Guerra de la Triple Alianza

Hola. Quisiera saber que opinan los Paraguayos, sobre la guerra de la triple alianza, porque me sorprende que a raiz de semejante masacre que les causamos nunca escuche en ningun lado un Paraguayo diciendo nada sobre eso, es muy extraño. No nos odian? Por que? Yo si a mi pais le hubieran hecho lo que nosotros les hicimos lo odiaria con toda mi alma. Espero sus respuestas

Estimado "Lean"... tu comentario me hace creer plenamente que hay muchos argentinos que realmente conocen la verdadera historia de esa terrible guerra genocida. Has hablado con objetividad y altura, loable actitud la tuya que se gana el aprecio y el respeto del sufrido y guerrero pueblo paraguayo.

Aquì en Paraguay las heridas aùn siguen abiertas y sangrantes por ese crìmen cometido contra toda una raza. Pero eso no significa que le guardamos rencor con ansias de venganza contra los actuales pueblos otrora invasoras. Lo que no se puede olvidar y enardece nuestra (a los paraguayos) indignaciòn es la forma en que se ha escrito la historia por muchos hombres falaces manipulados por la Triple Alianza.

Tu aporte fue muy interesante, mi cordial saludo al pueblo argentino.

..y al tomar en sus manos la tricolor bandera dijo: "Jamàs caerà de mis manos esta insignia sagrada de mi patria.." Villa del Pilar, 1.845. Por General Francisco Solano Lòpez. HÈROE MÀXIMO DE LA NACIONALIDAD PARAGUAY.

Quote:Bueno antes que nada quiero agradecer a Enki por crear el tema y a todos los que opinaron porque nos ayudan a aclarar las dudas.
Que opinan los argentinos sobre las Malvinas? es muy evidente.. Yo creo que sentimos lo mismo o peor, ya que nuestro país casi desapareció del mapa.
Cada vez que le hablas a un paraguayo sobre el tema (Triple Alianza) sentís como empiezan a crecer los sentimientos de impotencia, decepción, rabia.. toda una serie de sentimientos, pero no sabes contra quien porque no podemos tenerle rencor a nuestros vecinos de ahora porque ellos no tienen la culpa.
El que haya visto la foto del Palacio de López con la bandera brasilera izada en el mástil entiende lo que digo.
Lo que si me decepciona es que hasta la actualidad los Gobiernos de los países agresores hacen de todo para tratar de ocultar esta masacre que realizaron.
Uds. creen q en las escuelas y colegios se enseña como sucedió todo??
Y el país que salio mas beneficiado de todos (Inglaterra) se lava las manos tranquilamente, que les interesa a ellos la “Guerra del 70”??
Imagínense lo que seria el Paraguay actual si no existiese la guerra. No quiero sobrar pero pienso que seria uno de los más ricos de Latinoamérica o inclusive el más!
Hasta nos hicieron pagar a nosotros los gastos de la guerra. Dios mio! Si, la parte económica y todo. Nos endeudamos hasta por el $%&@!!
Pero bueno lo hecho hecho esta. Hasta ahora el país no se recupera y con los gobernantes que tenemos inclusive empeora la situación.
Al Mcal. López no le llamaría jamás héroe máximo de la nación!! Luchó por sus convicciones, bueno, pero un héroe jamás asesina a mujeres y niños. Y la avda. mas linda de Asunción lleva su nombre. Que vergüenza!
Será que alguna vez le indemnizaran al Paraguay? JAJA Si hasta el MERCOSUR está para empobrecernos MAS!! Ni si quiera quieren darnos nuestra parte de Itaipu o Yacyreta!!
Si nos indemnizan, los políticos ya van a tener con que pagarse sus lujosas camionetas, mansiones y campañas políticas.
Y en Londres de seguro ni saben donde queda el Paraguay.
La Guerra de la Triple Alianza mató al Paraguay, casi cientocuarenta años después seguimos sintiendo en las venas de todo lo que nos despojaron y la repercusión que tiene en la actualidad.
Algo tan grande como esto no puede pasar desapercibido y solo conocido por algunos.
Algunas vieron documentales sobre la “Guerra Grande”? Porque yo no.
El mundo tiene que saber que paso acá!! Para que vean que mi país no es pobre porque si nomás, nuestros hermanos mayores nos hicieron eso.
Pero el rencor no soluciona nada, es mas, creo que de alguna forma tenemos que tratar de trabajar juntos. Esa es mi opinión y creo que la de centenares de paraguayos mas.
Saludos

Originalmente enviado por JospeR - 14 jun 2007 :  5:17:22 PM
[:(!]

Estimado Josper

en http://www.youtube.com se puede ver el documental hecho por el periodista argentino Mario Pergolini y el hostoriador argentino también Felipe Pigna, un tramo del documental está dedicado a la guerra del 70. Ese tramo se puede ver en youtube...

¡PATRIA, INDEPENDENCIA O MUERTE!!

Vencer o morir:

sinceramente ya t veo como un gran amigo mas....veo que tomaste en tus manos el tema del foro, y lo hiciste muy bien...detallaste las causas de una manera excelente....a LEAN lo quiero felicitar por su aporte y quiero decirle que tiene toda la razon, cuando uno estudia esos temas en los institutos de historia, muchos detalles los pasan por alto, y te obligan a pasarlos por alto también. Nos quieren convertir a muchos en ciegos, sordos y mudos de la historia, y nos ponen en el aprieto de sancionarnos si opinamos al contrario de las masas que son llevadas como ganado.

Admiro profundamente el patriotismo romantico paraguayo y me gustaria que los argentinos tuvieramos un sentimiento al menos parecido...hasta hace unos meses estuve viviendo en Buenos Aires, pero soy Correntina de cuna y alma, por eso regrese a mi tierra. Pude comprovar los dichos de Alberdi y que la filosofía de Civilizacion y Barbarie siguen en pie de guerra. Si sos porteño tenes derecho a los mejores servicios y sos el verdadero "argento" (argento, no argentino),
si sos de una provincia, hasta de la misma provincia de Buenos Aires, te convertis en la clase inferior de argentino.
Asi como los amigos paraguayos aun sufren las secuelas de la guerra grande, los argentinos aun los sufrimos a los unitarios y a Sarmiento y sus ideas de la metropolis europea en latinoamérica.
Para el argentino en general, lo europeo siempre es mejor que lo latino, y eso nos enseñan en las casas y en las escuelas...
Este desamor a lo autoctono se da debido a las grandes inmigraciones de europeos planeadas por Sarmiento...
Tal era el odio a lo autoctono por Sarmiento, que siendo presidente se encargo de llenar la Argentina de europeos... su ntención era traer Ingleses, franceses, y españoles cultos profesionales...
a cambio de eso lleno nuestro país de españoles analfabetos, miles de italianos mafiosos y criminales etc...gracias a eso hasta hoy muchas familias argentinas siguen con las costumbres de la cosa nostra.

El destino me llevo tambien a vivir a una pequeña ciudad de la provincia del Chaco llamada Las Breñas, fundada por un tal General Jones que vino a matar indigenas para que los inmigrantes, en la segunda gran inmigración a la Argentina (1914) tuvieran donde vivir...
Asi es que esta ciudad es la capital provincial del inmigrante, formada exclusivamente por europeos, entre ellos ucranianos, yugoslavos, franceses, alemanes, checos, polacos, españoles, italianos, algunos muy pocos ingleses...pero para el horror de Sarmiento, ninguno de sus inmigrantes era profesional en nada, salvo en la agricultura.
Hubo un momento en que habia taaantos ucranianos en nuestro pais que no sabian donde meterlos....asi es que no tuvieron mejor idea de mandarlos a: la patagonia totalmente desierta, al Impenetrable Chaqueño y a las selvas Misioneras. No puedo dejar de imaginar esas pieles blancas y sensibles, talando quebrachos para sembrar papas...

Perdon si me fui mucho del tema principal, pero quería que nos conocieramos mas los argentinos y paraguayos.

Digo esto porque el otro día recibi un comentario en mi blog, de unos supuestos profesores de historia, de Rosario, del grupo EFEFE

Florencia Pagni y Fernando Cesaretti.
Escuela de Historia. Universidad Nacional de Rosario
grupo_efefe@yahoo.com.ar
http://grupoefefe.blogspot.com
...
BUENO ESTA GENTE DICE CITO:
" la Guerra del Paraguay fue el resultado de las contradicciones imperantes en la región del Plata a mediados del siglo XIX, teniendo como ultima razon de ser, la consolidación de los emergentes Estados nacionales de esa parte de América Latina. Estas contradicciones se cristalizaron en torno de los episodios ocurridos en la debil Republica Oriental del Uruguay, cuando en los primeros años de la decada de 1860 el gobierno argentino apoyo desembozadamente a la faccion colorada sublevada contra el gobierno de Montevideo detentado entonces por la facción blanca. [depre] (...)

(...)Si la guerra terminó por concretarse, ello se debio a que esta era la salida que mas convenía a todos los Estados involucrados.:mrgreen:

(...)para el dictador vitalicio paraguayo Francisco Solano Lopez la guerra era vista como la herramienta con la que podria ubicar a su pais como una potencia regional al lograr el acceso al mar por el puerto de Montevideo gracias a su alianza con los blancos orientales y eventualmente con los federales argentinos aglutinados en torno a la figura de Urquiza.:?:

(...)Para el gobierno presidido por Bartolome Mitre la guerra era la forma adecuada de consolidar el Estado centralizado en base a la hegemonía de la provincia de Buenos Aires, al eliminar los apoyos externos que recibian los federales argentinos tanto de parte de Paraguay como de los blancos orientales.
Para el Imperio del Brasil, aunque la guerra no era esperada de la manera en que estallo, una vez producido el ataque paraguayo se la instituyo como un escenario ideal para terminar con los problemas limitrofes y las amenazas a la libre navegacion que tanto afectaban a su provincia de Mato Grosso, y tambien como un vehiculo ideal para consolidar el poder político de la facción liberal en el gobierno desde 1862. Esta faccion dentro de la vasta geografia del Imperio se expresaba por medio de los dirigentes de Río Grande do Sul, demasiado receptivos a los supuestos ultrajes sufridos en la Banda Oriental por sus “comprovincianos” los hacendados gauchos, y por ende mucho mas agresivos en politica exterior que la faccion conservadora compuesta en su gran mayoría por la elite burocratica carioca.:?:

(...)Son entonces estos intereses divergentes de los flamantes Estados nacionales los que tornan a la guerra como una expectativa deseable en pos de la rapida concrecion de tales intereses.

(...)La disputa era entonces tambien por los mercados de consumo de la misma. Paraguay tenia claro que la ampliacion de sus exportaciones de yerba mate debia darse necesariamente a costa de eliminar la competencia de los yerbales brasileños.

(...)Se llego entonces a una especie de status quo que por espacio de un lustro permitió una tensa convivencia que superó incluso el liminar año 1862 en el que en Paraguay la muerte del presidente vitalicio López elevo a protagonismo de gobernante igualmente vitalicio a su hijo Francisco Solano;
--------------------------------
bueno despues dicen que los paraguayos saqueaban las ciudades muy detallada y prolijamente, y cuando los aliados llegaron a ASUNCION la ciudad ya habia sido saqueada....
despues el articulo del blog relata como un grupo de damas de alcurnia azucena aprovechandose, saquearon ellas mismas las casas de Mato Grosso....

sigue cito:
(...) El propio coronel Barrios se quedo con una adolescente luego de amenazar al padre de la misma con fusilarlo si oponia resistencia. Los hombres de Corumba fueron sometidos a interrogatorios sobre bienes o tesoros ocultos. Menudearon en ellos las mas refinadas torturas. Algunos fueron asesinados a lanzazos bajo la acusacion de espionaje. Esta conducta de las tropas de ocupacion del Mato Grosso se daba de bruces con las instrucciones originales que habia recibido el comandante de las mismas en el sentido de tratar con humanidad y respeto a los civiles si estos no cometian actos de hostilidad.
De igual manera que Barrios se comporto el jefe de la columna terrestre, coronel Resquin, al ordenar el saqueo de las casas y fazendas que los matogrossenses abandonaban apresuradamente para esconderse en los bosques y matorrales cercanos. Cuando esta indefensa poblacion civil caia capturada en manos de los paraguayos, los hombres eran sometidos a los mismos rigurosos interrogatorios para que declararan sobre supuestos o reales tesoros escondidos y las mujeres eran violadas y muchas veces convertidas por largo tiempo en forzadas compañeras sexuales de oficiales y sargentos.

ANTE TODO LO LEIDO EN ESTE BLOG, QUE ES MUY EXTENSO, DEJO ASI EJEMPLIFICADO LO QUE DICE LEAN...
EN LAS ESCUELAS E INSTITUCIONES DE HISTORIA PARECIERA QUE NO QUIEREN FORMAR HISTORIADORES OBJETIVOS Y RESPONSABLES, SINO MAS BIEN DEFENSORES DE CORRUPTOS, LO QUE NOS CONVIERTE EN CORRUPTOS TAMBIEN...

A GENTE COMO ESTA NI VALE LA PENA CONTESTAR, PORQUE NO HAY MAS CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER, NI MAS IGNORANTE QUE EL QUE NO QUIERE APRENDER.

PERO TENGO DERECHO A REPLICA:
EN CUANTO A QUE EL MARISCAL PRESIDENTE FRANCISCO SOLANO LOPEZ ERA DICTADOR VITALICIO....DEBO DECIR QUE ESTO NO ES ASI:
EL DECRETO DEL 16 DE OCTUBRE DE 1862 NO ME DEJA MENTIR, DONDE DICE QUE EL CONGRESO COMO REPRESENTANTE DEL PUEBLO ELIJIO A F.S.L. COMO PRESIDENTE DE LA NACION POR DIEZ (10 ) AÑOS....SE ENCUENTRA EN LA BIBLIOTECA VIRTUAL DEL PARAGUAY EN EL LIBRO CARTAS Y PROCLAMAS DE FRANCISCO SOLANO LÓPEZ DE JULIO CESAR CHAVEZ...

EN CUANTO A QUE LOS OFICIALES PARAGUAYOS HUBIEREN COMETIDOS ACTOS DE TORTURA, ESO NO LO NIEGO, PERO CUANDO UNO ESCRIBE SOBRE HISTORIA HAY QUE SER OBJETIVOS, Y DECIR QUE NO SOLO LOS OFICIALES PARAGUAYOS LO HICIERON....

¿QUE PASO EN PIRIBEBUY? PRENDIERON FUEGO DENTRO DE UN HOSPITAL A 900 SOLDADOS PARAGUAYOS ¡VIVOS! CON SUS MUJERES ARAÑANDO LAS PUERTAS PARA PODER SALVARLOS...
¿QUE PASO EN ACOSTA ÑU? OTRA VEZ EL PRINCIPE CONDE DE E'U PRENDIO FUEGO VIVAS A LAS MADRES DE LOS NIÑOS MASACRADOS....NO FUERON MASACRADOS ESOS NIÑOS POR SOLANO LOPEZ...LOS LIBROS DE LOS VENCEDORES ATACAN AL PRESIDENTE PARAGUAYO POR HABER PUESTO UN EJERCITO DE NIÑOS...Y NO FUE ASI...EN EL LIBRO MEMORIAS Y REMINISCENCIAS HISTORICAS DE LA GUERRA DEL PARAGUAY TOMO IV EL CORONEL JUAN CRISOSTOMO CENTURION DETALLA EXACTAMENTE COMO SE HABIA DADO LA ORDEN AL PUEBLO DE DEJAR PASAR EL EJERCITO SIN LEVANTAR LAS ARMAS, PERO DETENIENDOLOS CON FALSA INFORMACION....FUE MAL INTERPRETADO EL TEXTO DONDE DICE QUE F.S.L. DIO LA ORDEN DE RETRASAR EL EJERCITO...
LOS OFICIALES A CARGO EN ACOSTA ÑU, AL VER QUE VENIAN MERCENARIOS A TODO GALOPE EN POSICION DE ATACAR DECIDIERON DEFENDERSE, LOS IBAN A MATAR DE TODAS FORMAS, Y EL PUEBLO MISMO DECIDIO QUEDARSE A PELEAR, SOLO HABIA DOS OFICIALES EN EL LUGAR, NADA IMPEDIA A LAS MADRES SACAR A SUS HIJOS DE LA BATALLA Y HUIR...PERO ¿A DÓNDE?, SI LUEGO LOS ALIADOS PRENDIERON FUEGO NO SOLO EL HOSPITAL, SINO TAMBIEN LOS MONTES, POR SI ALGUNO HABIA ESCAPADO...
NO HABIA NECESIDAD DE DEGOLLAR A LOS NIÑOS DE 6 Y 8 AÑOS QUE FUERON TOMADOS COMO PRISIONEROS DE GUERRA.

A LOS AMIGOS DEL GRUPO EFEFE....YA QUE NO PUBLICARON EL COMENTARIO, DONDE TRANSCRIBI TEXTUALMENTE EL CITADO DECRETO...
QUIERO DECIRLES QUE EN LAS GUERRAS NO HAY NI BUENOS NI MALOS, SOLO HAY VICTIMAS EN TODOS LOS LADOS...(contestando a la frase escrita por ellos: "en las guerras no hay buenos ni malos, solo intereses en pugna")

¡LA COPA ESTA SERVIDA!
¡ES PRECISO BEBERLA!
F.S.L.

PANAMBI: Que bueno que has mencionado algunos de los argumentos de esos ¡¡FALACES!! que se autodenominan grupo efefe, pues, aquì estoy para apoyarte con capa y espada si necesario fuere contra esos reprochables que estàn tratando de distorsionar los verdaderos hechos y las verdaderas causas de la guerra contra el Paraguay.

Quiero corroborar tus dichos en estas pocas lìneas:

INTRIGAS Y CALUMNIAS como PROPAGANDA DE GUERRA.

Imbecilidades y mentiras sin número ya fueron escritas para explicar las causas de la Guerra del Paraguay o Guerra de la Triple Alianza. Desde el irresponsable afinador de pianos George Thompson –que escribió un montón de disparates en un libro que se volvió clásico y hasta plagiado de vez en cuando que llegó a afirmar que Francisco Solano López (siempre presentado como un bárbaro) hizo la guerra por venganza a los diarios de Buenos Aires que lo criticaban o cuando el mismo autor dice que la guerra fue hecho porque el presidente de la República guaraní “tenía la idea de que solamente por medio de una guerra el Paraguay pueda ser conocido”. A pesar de la cretinidad de tales afirmaciones, durante años ellas fueron (y aún son) llevadas en serio dentro de la mistificación con que se escribió la historia. NO es superfluo examinar esas tonteras, porque tonteras de ese tipo arrastraron a mucha gente a la comprensión sobre la Guerra contra el Paraguay.

Varios otros autores, considerados “serios”, afirman disparates de ese tipo: no es raro tropezarse en los voluminosos libros que se escribieron sobre la guerra de la Triple Alianza, con una afirmación de que Solano López quería coronarse Emperador de América del Sur, en un remedo ridículo de Napoleón. Durante más de cien años, cosas de ese tipo prevalecieron. Son raros los libros llamados “clásicos” de esa guerra que escapan a tales caricaturas históricas. Al lado de ese tipo de anécdotas corría generalmente la infamia contra Solano López. El propio George Thompson dice hasta el hartazgo, a lo largo de su libro, que él es cobarde o sátiro; tal maniqueísmo histórico transformó la guerra en una pelea de “cowboy y bandido”.

Si esos procedimientos, que no son sólo de Thompson, citado aquí como ejemplo, no ayudasen a sedimentar una visión conceptual sobre el Paraguay y Solano López, bastaba simplemente tirarlos a la lata de basura de la historia. Pero es preciso acentuarlos bien, porque tales procedimientos admirablemente ilógicos encontramos hasta en Sarmiento, un hombre al que no se puede ni se debe despreciar intelectual y políticamente.

Sarmiento, a quien no se puede acusar de falta de sagacidad intelectual ni de falta de preparación política, varias veces refleja el desesperado odio porteño ante la situación del Paraguay. En 1860, él escribía que “tenemos fe en que ha de llegar el momento que los países vecinos y la desgraciada población del Paraguay, han de intervenir para mejorar las condiciones del gobierno tan anómalo como el de Don Carlos Antonio López”. Eso demuestra fácilmente, la expresión de las opiniones de la clase dominante en la Confederación Argentina, que la “anomalía” del gobierno nacionalista y económicamente autónomo del Paraguay, incomodaba, al punto de provocar diatribas de Sarmiento. En 1862, Sarmiento vuelve a demostrar la indisposición contra el Paraguay: “si queremos salvar nuestra libertad y nuestro futuro, tenemos el deber de ayudar al Paraguay, obligando a sus mandatarios a entrar en la senda de la civilización”. La “civilización” significa someterse a los principios vigentes en el Cono Sur, libre comercio en favor de Inglaterra. Pero, LA CALUMNIA COMO ARMA DE PROPAGANDA DE GUERRA AUN ALCANZA LÍMITEZ INCREÍBLES con Sarmiento. “Es providencial que un tirano haya hecho matar a todo ese pueblo guaraní.
Era preciso purgar la tierra de todo esa excrecencia humana”. Pero para él, el asesinato del pueblo guaraní también era imputado a Solano López, aún cuando él reconoce el crimen en 1869. “La Guerra del Paraguay concluye por la simple razón de que matamos a todos los paraguayos mayores de diez años”.

Los diarios del Imperio del Brasil y más específicamente los de Buenos Aires, ofrecen centenas de diatribas de ese género.

Entre los autores de esos escritos rencorosos se encuentra también Bartolomé Mitre, presidente de la Confederación Argentina en 1865, que en su diario, La Nación Argentina, comprueba el odio vigente: “La República Argentina está en el imprescindible deber de forma alianza con el Brasil a fin de derribar esa abominable dictadura de López y abrir al comercio del mundo esa espléndida y magnífica región que posee, tal vez, los más variados y preciosos productos del trópico y ríos navegables para ser explotados.”

Dentro mismo de la diatriba usada como FORMA DE PROPAGANDA contra el Paraguay no se consigue esconder la codicia internacional: es preciso derribar la dictadura de López –dice Mitre- para tener a disposición sus “variados y preciosos productos”.

Como se ve, las necesidades del imperialismo inglés encuentran un ropaje hasta exageradamente servil en la propaganda que se hace contra el Paraguay en el Plata. Lo que es una preparación para la inminente agresión a la República Guaraní.

El representante de los Estados Unidos, el venal e intrigante Charles Washburn, registra en su libro la disposición de Thornton al dejar el Paraguay: “El Paraguay estaba representado como Abisinia y López como el rey Teodoro. Un despotismo implantado de esa forma, era un obstáculo en el camino de la civilización. Insignificante en sí mismo, el Paraguay podría impedir el desarrollo y el progreso de todos sus vecinos. Su existencia era nociva y su extinción como nacionalidad o la caída de la familia reinante, debía ser provechosa para su propio pueblo como también para todo el mundo”.

Es fantástico como las argumentaciones de una rencorosa diplomacia sirven como una gratificación de los intereses del imperialismo inglés.

Más fantástico aún es que, es la diplomacia inglesa a través de Thornton, quien emite ese enunciado, pero lo que es asombroso: son argentinos y brasileños los que ejecutan la política propuesto por Inglaterra. Obsérvense que no hay pudor alguno: el representante inglés avalaba, como testimonia Washburn, que era necesaria la “extinción como nacionalidad” del Paraguay!! Asombroso, no obstante, es que el Imperio del Brasil y la Confederación Argentina se unen para poner en práctica la destrucción propuesta por la diplomacia inglesa atendiendo a las necesidades de su imperialismo económico.

FÍJENSE LO QUE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS DE PERIODISMO Y ALGUNOS PROFESORES HICIERON RECIENTEMENTE COMO UN TRABAJO DE INVESTIGACIÓN en Río de Janeiro, otrora capital del Imperio del Brasil.

(Traducida al español)

En la Guerra del Paraguay, como todos los otros conflictos, la historia oficial no registró las verdades del enemigo derrotado, pero sí las versiones de los vencedores. La realidad brutal del holocausto paraguayo, con 75,75% de su población muerta durante el conflicto, no sobrando prácticamente hombres en edad adulta al final de la lucha y que no se perdonó igualmente a mujeres y niños, fue ocultada a los brasileños por la narrativa oficial, limitada a la descripción de batallas y hechos militares de sus soldados.

Gracias al apoyo y complicidad incondicional de la prensa de la época, el Imperio del Brasil manipuló la opinión pública, a través de intensa propaganda política, que constituyó una verdadera preparación psicológica de las mentalidades.

También la República, proclamada por líderes del ejercito como Deodoro y Floriano, que habían participado de la lucha contra los paraguayos, no modificó las versiones adulteradas, hasta hoy día escritos en los libros escolares. Así, las sucesivas generaciones de brasileros fueron mantenidas en la ignorancia de las causas reales del conflicto y sus trágicas consecuencias. Todo lo que se aprendía en la escuela era la exaltación de héroes nacionales –Caxías, Tamandaré, Barroso, Osório, Mena Barreto, etc.- sin faltar inclusive elogios al Conde D’eu, Gastón d’Orleans, yerno de Don Pedro II, que comandó la ofensiva final contra Solano López, con sadismo y crueldad.

Desde antes del inicio de la guerra, tanto Brasil como sus aliados reclutaron periodistas, escritores y artistas para convencer a la opinión pública de que se trataba de un combate entre la “civilización” y la “barbarie”, infundiendo en la mente del pueblo una imagen de desdén (desprecio) por Paraguay, que persiste hasta hoy.

Uno de los ejemplos más evidentes de manipulación era la manera cómo los periódicos y revistas se referían a Solano López, utilizando expresiones como: “Atila Sanguinario”, “encarnación del mal”, “loco”, “caníbal”, etc. mientras diseños humorísticos lo animalizaban en forma de buitre o hiena, también las tropas paraguayas, transformadas en grupo de canes arreados.

La campaña de difamación tenía el aval de prestigiosos periodistas, como el escritor Machado de Assis, que firmó varios artículos en el Diario de Río de Janeiro defendiendo la “misión civilizatoria” del ejército brasilero en la lucha contra los “bárbaros” paraguayos.

El humorismo político también fue usada como arma de propaganda, movilizando, entre otros, el ilustrador y caricaturista italiano Angelo Agostini, recién inmigrado.

Analizando las principales revistas que circulaban en la Corte de Río entre 1864 y 1870, el profesor Mauro César Silveira, de la Universidad Federal de Mato Grosso del Sur, seleccionó más de 200 jergas y caricaturas que tenían el objetivo de desmoralizar a Solano López y sus compatriotas. Vida Fluminense, La Semana Ilustrada, El Arlequin y El Mosquito, entre otras publicaciones, circulaban no solamente tales caricaturas, sino también páginas enteras y hasta suplementos especiales exaltando los hechos militares. Ilustrados con escenas de batallas, acompañadas y encimadas por medallas con retratos de los jefes militares brasileros, los textos de los suplementos eran pródigos en elogios y pobres de información.

La contradicción de ser el Brasil una monarquía esclavista alegando que luchaba, en el nombre de la libertad, contra una República (Paraguay) que ya no tenia más esclavos ni analfabetos fue ignorada por los periódicos y revistas. Del mismo modo fue ocultado el hecho de que la mayoría absoluta de las tropas brasileñas era constituida en la proporción de 35 negros y mulatos para cada blanco, mientras que los oficiales eran exclusivamente de blancos, allegados a la nobleza.

Los artículos también no revelaban que los negros eran, en su mayoría esclavos que sustituían a sus señores y parientes en cambio de la promesa de ser libertados al final de la guerra.

La prensa imperial endosó igualmente la visión triunfal de los aliados que preveía una campaña militar fulminante con la victoria de la Triple
Alianza en menos de 3 meses, pero que representó, en la realidad, más de 5 años de lucha y sacrificó más de medio millón de vidas, de las cuales 90 mil eran brasileras.

Sólo al final de la guerra, cuando el Paraguay ya estaba transformado en escombros y con su población reducida a menos de 25%, es que algunos periodistas y caricaturistas pasaron a criticarla.
---oooo----

(Versiòn Orignal en www.uff.br/comunicacao/holocausto/index.html)

Na Guerra do Paraguai, como em todos os outros conflitos, a história oficial não registrou as verdades do inimigo derrotado e sim as versões dos vencedores. A realidade brutal do holocausto paraguaio, com 75,75% de sua população morta durante o conflito, praticamente não restando homens em idade adulta ao final da luta e que não poupou igualmente mulheres e crianças, foi ocultada aos brasileiros pela narrativa oficial, limitada à descrição de batalhas e feitos militares de seus soldados.

Graças ao apoio e conivência incondicional da imprensa da época, o Império da Brasil manipulou a opinião pública, através de intensa propaganda política, que constituiu uma verdadeira preparação psicológica das mentalidades.

Também a República, proclamada por líderes do Exército como Deodoro e Floriano, que haviam participado da luta contra os paraguaios, não modificou as versões deturpadas, ainda hoje transcritas nos livros escolares. Assim, as sucessivas gerações de brasileiros foram mantidas na ignorância das causas reais do conflito e suas trágicas consequências. Tudo o que se aprendia na escola era a exaltação dos heróis nacionais - Caxias, Tamandaré, Barroso, Osório, Mena Barreto, etc - não faltando inclusive elogios ao conde d’Eu, Gaston d’Orleans, genro de D. Pedro II, que comandou a ofensiva final contra Solano López com sadismo e crueldade.

Desde antes do início da guerra, tanto o Brasil quanto seus aliados arregimentaram jornalistas, escritores e artistas para convencer a opinião pública de que se tratava de um combate entre a "civilização"e a "barbárie", incutindo na mente do povo uma imagem de desdém pelo Paraguai, que persiste até hoje.

Um dos exemplos mais evidentes da manipulação era a maneira como jornais e revistas referiam-se a Solano López, empregando expressões como "Átila sanguinário", "encarnação do mal", "louco", "canibal", etc., enquanto charges o animalizavam em forma de abutre ou hiena, bem como as tropas paraguais, transformadas numa matilha de cães fardados.

A campanha de difamação tinha o aval de jornalistas de prestígio, como o escritor Machado de Assis, que assinou vários artigos no Diário do Rio de Janeiro defendendo a "missão civilizatória" do exército brasileiro na luta contra as "bárbaros" paraguaios.
O humorismo político também foi usado como arma de propaganda, mobilizando, entre outros, o ilustrador e caricaturista italiano Angelo Agostini, recém-imigrado.

Analisando as principais revistas que circulavam na corte do Rio entre 1864 e 1870, o professor Mauro Cesar Silveira, da Universidade Federal de Mato Grosso do Sul, selecionou mais de 200 charges e caricaturas que tinham o objetivo de desmoralizar Solano López e seus compatriotas. Vida Fluminense, A Semana Ilustrada, O Arlequim e O Mosquito, entre outras publicações, veiculavam não só as tais caricaturas mas também páginas inteiras e até suplementos especiais exaltando os feitos militares. Ilustrados com cenas de batalhas, ladeadas e encimadas por medalhões com retratos dos chefes militares brasileiros, os textos dos suplementos eram pródigos em elogios e pobres de informação.

A contradição de ser o Brasil uma monarquia escravocrata alegando que lutava, em nome da liberdade, contra uma república que não tinha mais escravos nem analfabetos foi ignorada pelos jornais e revistas. Do mesmo modo foi ocultado o fato de que a maioria absoluta das tropas brasileiras era constituída na proporção de 35 negros e mulatos para cada branco, enquanto a oficialidade era exclusivamente de brancos, ligados à nobreza. As matérias também não revelavam que os negros eram, em sua maioria, escravos que substituiam os seus senhores e parentes em troca da promessa de serem libertados ao final da guerra.
A imprensa imperial endossou igualmente a visão triunfalista dos Aliados que previa uma campanha militar fulminante, com a vitória da Tríplice Aliança em menos de três meses, mas que representou, na realidade, mais de cinco anos de luta e sacrificou mais de meio milhão de vidas, das quais 90 mil eram brasileiras.

Só no final da guerra, quando o Paraguai já estava transformado em escombros e com sua população reduzida a menos de 25%, é que alguns jornalistas e caricaturistas passaram a criticá-la.
-----000------

"..Tengo la experiencia, de màs de cuatro años, de que la fuerza numèrica y esos recursos, nunca se han impuesto a la abnegaciòn y bravura del soldado paraguayo, que se bate con la resoluciòn del ciudadano honrado que abre una ancha tumba en su Patria antes que verla humillada..".

Palabras del eterno Mariscal de los Ejercitos de la Repùblica del Paraguay, Don Francisco Solano Lòpez.

Los paraguayos no pueden escapar respecto a temas como el de la Guerra de la Triple Alianza o la figura del demencial autócrata Francisco S López a una sedimentación de valores incorporados a lo largo de décadas que explican determinadas persistencias conceptuales y discursivas. Esta sedimentación nos permite entender el porque el revisionismo histórico que creó la ideología lopizta, pervive y se reproduce en la conversación general de amplias capas de la población. No bastó con la caída del régimen dictatorial de Alfredo Stroessner y el comienzo -por primera vez en su existencia autónoma desde 1811- de una sociedad paraguaya con valores democráticos (con las dificultades y retrocesos naturales a todo proceso de esta índole), para que desapareciera la ideología autoritaria centrada en la figura de Francisco Solano López.
Aún personajes claramente comprometidos con la nueva institucionalidad guaraní que sufrieron la persecución de la dictadura stroessnista, hicieron suyo respecto a la visión de esa figura, un discurso similar al del caído autoritarismo colorado.
Así en 1982 Augusto Roa Bastos, uno de los más grandes escritores latinoamericanos, autor de textos esenciales de la literatura contemporánea de habla española como Hijo de Hombre y Yo, el Supremo, afirmó que Paraguay hacia mediados del siglo XIX, había alcanzado “una efectiva independencia y su autonomía económica”. Según Roa Bastos, el país fue arrastrado por la Triple Alianza a la guerra tramada y financiada por la “política de dominación del imperio británico”. El gran escritor seguia sosteniendo la versión del imperialismo cuando ya investigadores paraguayos y de otras nacionalidades al indagar conjuntamente sobre el origen y las causas de la guerra demostraban de manera convincente que cualquiera sea la versión de la explicación imperialista que se aplique, la evidencia disponible presta sorprendentemente poco apoyo empírico a la misma.

Bueno, en primer lugar bienvenidos al foro estimado Grupo Efefe…..
Me es grato poder tener la oportunidad de debatir con personas que abiertamente se manifiestan contra el hombre que luchò y muriò por una naciòn que no estaba dispuesta a someterse a la dominaciòn y tiranìa extranjera; me refiero al eterno aladid de la raza guaranì, Mariscal de los ejèrcitos de la Repùblica del Paraguay, Don Francisco Solano Lòpez, hèroe màximo de la nacionalidad paraguaya.

Y como dice el argentino tucumano Juan Bautista Alberdi: “Solano Lòpez no tiene su igual ni en Bolivar, ni en San Martín, ni en los màs bellos tipos de constancia indomable y grande que presenta la historia de Amèrica.”

En segundo lugar, con mucho asombro quiero resaltar la vigencia de LA VIEJA PROPAGANDA DIFAMATORIA que se utilizò antes, durante y después de la guerra contra el Mariscal Lòpez, para justificar la invasión al Paraguay y posterior asesinato del pueblo paraguayo. Por lo que veo el chivo expiatorio que fue utilizado por la Triple Infamia sigue siendo el mismo.

La vieja retòrica de acusar al Mariscal Lòpez de ser un "DEMENTE" que aspiraba ser el Atila de Amèrica aùn sigue su curso en nuestros dìas por medio de sus apologistas del siglo XXI.

No quiero extenderme demasiado en esto porque aùn no he leìdo de parte del Grupo Efefe argumentos que tengan fundamentos basados en el contexto històrico de la guerra. Pero sì quiero traer a memoria lo que hizo “El demente Francisco Solano Lòpez”, cuando Argentina se debatìa en una guerra fraticida.

…repuesto el presidente Justo Josè de Urquiza del asedio porteño a Paranà, resolviò emprender una campaña al frente de un poderoso ejercito y marchò sobre Buenos Aires, provincia que desde siete años atràs se mantenìa en rebeldìa. Aceptada finalmente la mediación del Paraguay por los gobiernos de Paranà y Buenos Aires, fue designado ministro mediador el General Francisco Solano Lòpez, quien ofreciò las siguientes bases:

1) reconocimiento, como base de todo arreglo por ambas partes contratantes, la integridad nacional, “lo cual consiste en la uniòn de las catorce provincias argentinas bajo un gobierno nacional”;

2) convocatoria de un congreso constituyente al tèrmino legal del perìodo del actual Presidente de la Confederación;

3) a ese congreso asistirà Buenos Aires para discutir la constituciòn nacional con el nùmero de representantes que corresponde al censo de su población;

4) cesaràn los derechos preferenciales establecidos por la Confederación;

5) manutención del status quo, acordado en 1854-55 hasta el examen de la constituciòn nacional por el futuro congreso constituyente;

6) amnistìa general para los delitos polìticos.

Esta mediación era mitad pacìfica y mitad guerrera. El artìculo 7º ponìa en manos del mediador un poderoso y decisivo instrumento de presiòn: “Si una de las partes contratantes se negase al convenio de estas bases, el Gobierno de la Repùblica del Paraguay intervendrà por sì solo, o aliado con algunos de los ribereños del Plata o de sus afluentes, para que se cumplan y ejecuten”.

Nota: El antecedente artìculo 7º sòlo en caso dado podrìa usar como ultimátum, señalando a la parte disidente un tèrmino fatal para su soluciòn.

Con el alcance dado a esta mediación, el presidente Carlos A. Lòpez, que afirmaba no querer intervenir en los asuntos del Plata, lo hacìa en forma desembozada y cruda.

El general Lòpez conferenciò con Urquiza en Rosario y consiguió que cediese algún terreno. Pasò a Buenos Aires, donde comenzò a negociar con el gobernador Alsina y su ministro, Vèlez Sàrfield. Encaminò todos sus esfuerzos para obtener un armisticio, pero su labor resultò estèril.

Chocaron de nuevo los ejèrcitos en Cepeda; triunfaron las huestes de Urquiza marchando victorioso hacia Buenos Aires. Tenaz y activo, consiguió Solano Lòpez que se reiniciase la negociación de paz. Con el ejèrcito de Urquiza en las puertas de la orgullosa Buenos Aires y a punto de una nueva batalla, obtuvo al fin la firma del pacto que unirìa a la familia argentina.

En el pueblo de San Josè de Flores, el 1 de noviembre d 1859, se firmò el documento conocido con el nombre de Pacto de Unidad Nacional, reintegràndose la provincia de Buenos Aires a la unidad de la familia argentina “Buenos Aires se declara parte integrante de la Confederaciòn Argentina, y verificarà la incorporación por la aceptación y jura de la Constitución Nacional”.

En esta feliz circunstancia, loable fue para el mediador que tanto la Confederación como Buenos Aires solicitaran al gobierno del Paraguay que prestase su garantìa al acuerdo, lo que se aceptò con dos clàusulas:

“La Repùblica del Paraguay, cuya garantìa ha sido solicitada por el Excelentìsimo señor Presidente de la Confederación Argentina, cuanto por el Excelentìsimo Gobernador de Buenos Aires, garante el cumplimiento de lo estipulado en ese convenio”.

“El presente convenio serà sometido al Excmo. Sr. Presidente de la Repùblica del Paraguay para la ratificaciòn del artìculo precedente, en el tèrmino de 48 horas o antes si fuese posible”.

Con tal motivo, los comisionados de una y otra parte expresaron al general Francisco Solano Lòpez su gratitud, “encareciendo –decìa el acta- el muy importante servicio que el Presidente de la Repùblica del Paraguay y su Ministro Mediador acaba de prestar a estos pueblos, contribuyendo tan eficazmente a la reconciliación de los miembros de una misma familia”.

Asimismo, las personalidades màs prominentes de Buenos Aires le obsequiaron, el 12 de noviembre, un magnìfico àlbum, con la siguiente dedicatoria:

“El pueblo de Buenos Aires dedica este testimonio de agradecimiento y respeto al señor Brigadier General Don Francisco Solano Lòpez, Ministro Plenipotenciario del Paraguay, a cuya interposición amistosa debe el ahorro de la sangre de sus hijos, la paz dichosa en que se encuentra y la uniòn por tanto tiempo anhelada de la familia argentina.

Nuestros mejores votos acompañaràn siempre al ilustre mediador, al excelentìsimo señor Presidente don Carlos Antonio Lòpez, y a la Repùblica que representan, y nuestro agradecimiento por su valioso concurso serà eterno”. Bartolomé Mitre encabezaba la lista de las centenares de personalidades porteñas.

El general Justo Josè de Urquiza, por su parte, en su cèlebre manifiesto al pueblo de Buenos Aires, decìa: “Debo recomendar a la màs elevada estimación los esfuerzos por la paz del ilustre Mediador del Paraguay. A èl se deben gran parte tan fausto resultado. Ninguna demostración de gratitud serà suficiente para honrar su amistad. La Repùblica Argentina le debe una muestra de aprecio; la ciudad de Buenos Aires le debe una palma”.

Y en un mensaje personal a Solano Lòpez, le decìa: “V.E. ha adquirido inestimable gloria en su venturosa misiòn, y mèrito para su patria y la mìa. Quiero tributar a V.E. un testimonio del aprecio que hago de sus virtudes, y no he encontrado un objeto que pueda recordarlo mejor que la espada que ceñì en Cepeda. Le presento a V.E. esa modesta ofrenda de mi amistad. Siempre me serà agradable la ocasión de probar al gobierno del Paraguay y a V.E. mi gratitud. Conserve V.E. de ello aquella prenda”.

El general Tomàs Guido, firmante del pacto de uniòn, en su informe al gobierno escribìa: “Debe la Repùblica Argentina, debe la causa de la humanidad un voto de profundo reconocimiento al digno representante del gobierno paraguayo, el Excmo. Señor Brigadier General don Francisco Solano Lòpez, por su afanosa dedicaciòn desempeñada hábil e imparcialmente, para acercar a las partes disidentes; y, en cuanto a nosotros, nos honramos en reconocer la influencia benèfica de su consejo para la remociòn de las dificultades inherentes a un debate de familia, sostenido sobre un terreno enrojecido por la sangre de hermanos”.

El doctor Carlos Tejedor, en nota a la Chancillería del Paraguay, consignaba que “cumplìa el deber de significar al Presidente Lòpez el vivo reconocimiento de que se hallaba animado el Gobierno argentino por su muy oportuna y amistosa interposiciòn coronado por un èxito el màs brillante y feliz, debido en su principal parte a los constantes esfuerzos y habilidad de S.E. el señor Ministro Mediador”. Y agregaba: “El gobierno y pueblo de Buenos Aires y, puedo asegurarle tambièn, la Confederación Argentina, recordaràn siempre con gratitud que en los momentos en que iba correr sangre a raudales de los hijos de una misma patria, la amistosa intervención de un gobierno americano tuvo la fortuna de impedirlo”.

Para despedir al generoso mediador, Buenos Aires amaneciò de gala. La ciudad embanderò profusamente y adornò con arcos triunfales las calles por donde aquèl debìa ir a embarcarse. A continuación, Solano Lòpez fue acompañado hasta el puerto por una comisiòn especial designada por el Gobierno de Buenos Aires y por un calificado grupo de caballeros, al que despidieron con mùsica y honores militares y salvas de ordenanza...

Fuente: FACETAS PÙBLICAS Y PRIVADAS en la GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA. Pàg. 160-163. Antonio Salum-Flecha. Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, es diplomàtico, polìtico, periodista, escritor y docente universitario.

---ooo---

CONCLUSIÒN: Solano Lòpez, es un demente o un gran estratega militar..?

Dejo esta respuesta a su conciencia.

Paraguayos.. Abnegaciòn y valor: ¡VENCER O MORIR!!

CANCIÒN AL MARISCAL.

Mariscal, Mariscal, Mariscal,
De valor ejemplar sin igual
Mariscal, Mariscal, Mariscal,
Adalid del honor Nacional
Paraguay, Paraguay, Paraguay,
Con fervor, Mariscal pronunciò
Paraguay, Paraguay, Paraguay,
Y por èl peleò y muriò.

Con ardor, juvenil, entonemos este son
El valor y el honor, no desmiente jamàs corazòn
Grande fue el Mariscal, que no supo de rendiciòn
el 1º de Marzo cayò, mas su nombre en el bronce quedò

Mariscal, Mariscal, Mariscal
Escuchad esta voz nacional

¡PARAGUAY! :shock:

hola.. me emociona mucho ver que hay paraguayos que defienden la imagen del mariscal, que todas las naciones han tratado de manchar por tanto anõs... yo le invito a que lean el libro"Genocidio americano" de un escritor brasile~ño Julio Chiavenatto...
lastimosamente nuestras autoridades, escritores, historiadores y el pueblo paraguayo no estamos acostumbrados a decir lo que sentimos...y muchas veces escuchamos las barbaries con las que califican a nuestro héroe máximo, porq para mi si fue un héroe, y no lo defendemos... muchos piensan que todo ya paso yq no vale la pena remover el pasado, pasdo del cual ninguno de nosotros, los que formamos parte los paise envueltos en aquella guerra, es culpable, peor yo les digo que si vale la pena hacer conocer la verdad... por los que defendieron la patria... y por nuestros hijos que vendrán...

hola soy amalia, estoy estudiando el bellas artes soyhija de paraguayos..mi abuelo fue combatiente en la guerra del chaco..yo también pudo perdón y estoy muy herida por lo k hicieron..siempre me siento en deuda con el paraguay..quisiera saber alguna bibliografía que me puedan recommendar sobre este tema...

Bienvenido lunnaazhul..

Bien has dicho, comparto contigo tus pensamientos.

Pero sepas que estamos en un tiempo donde se està cumpliendo las palabras profèticas del Mariscal, proferidas a escasos dìas de su muerte y el tèrmino de la màs triste historia que se conoce en Amèrica. El Genocidio de todo un pueblo.

He aquì las palabras textuales:

A muy temprana hora del 28 de febrero de 1870, se presentò ante el Mariscal el padre Maìz para comunicarle que habìa muerto de inanición durante la noche su secretario, el diàcono Donato Gamarra. Entonces èl, segùn lo refiere Juan E. O’Leary, le dijo: “El Padre Gamarra nos ha llevado un poco la delantera”…

Por la noche, reuniò frente a su tienda de campaña a los jefes, oficiales y tropas bajo el velo de la noche, tachonada de estrellas, al reflejo de los fuegos del campamento, parado sobre una roca, en medio del silencio expectante, las siguientes palabras:

“Si vosotros me habèis seguido hasta este final momento, es que sabìas que yo, vuestro jefe, sucumbirìa con el ùltimo de vosotros, en el ùltimo campo de batalla. Ese momento està por llegar. Sabed que el vencedor es el que muere por una causa bella, y no aquel que queda con vida en el escenario de la lucha. Seremos vilipendiados por una generaciòn surgida del desastre, que llevarà la derrota en el alma y en la sangre como un veneno, el odio del vencedor. PERO OTRAS GENERACIONES, QUE VENDRÀN DESPUÈS, NOS HARÀN JUSTICIA, ACLAMANDO LA GRANDEZA DE NUESTRA INMOLACIÒN. Yo serè màs escarnecido que vosotros, serè puesto fuera de la ley de Dios y de los hombres, serè hundido bajo el peso de montañas de ignominia. Pero me llegarà tambièn mi dìa, y volverè a surgir de los abismos de la calumnia, para ir creciendo, todos los dìas, a los ojos de nuestros compatriotas, para ser lo que fatalmente tendrè que ser en nuestra historia…”. (Palabra del Mcal. F.S.L.).

Páginas

Añadir nuevo comentario

contact